Spread the love

Informe TEEB de valoración de servicios ecosistémicos. Comisión Europea.

El bienestar humano y la mayoría de las actividades económicas dependen de un medio ambiente sano. Un enfoque hacia los beneficios proporcionados por la naturaleza – servicios ecosistémicos – nos permite identificar las maneras directas e indirectas en que dependemos del medio ambiente. Esta percepción puede apoyar significativamente la generación de políticas locales y la administración pública.


Los beneficios múltiples de la naturaleza sustentan nuestra subsistencia. Estos incluyen nuestros alimentos y agua; materiales tales como madera, lana y algodón; y muchos de nuestros medicamentos. Otros beneficios menos evidentes, pero igualmente importantes, incluyen la regulación del clima. Los bosques del Amazonas producen buena parte de las nubes de lluvia de Sur América. Humedales intactos o cinturones de dunas (`infraestructura ecológica’), protegen contra el impacto de inundaciones, tempestades y otras amenazas naturales. La diversidad de la vegetación natural garantiza la recarga de acuíferos y reduce erosión del suelo y sedimentación de represas. Asimismo, la naturaleza ofrece oportunidades increíbles de recreación, inspiración cultural y realización espiritual. Por ultimo, los sistemas naturales sanos – con diversidad de especies vegetales y animales – contribuyen a la mitigación y adaptación frente a cambios climáticos.


A menudo los beneficios de la naturaleza brindan las soluciones más sustentables y costo eficientes para atender las necesidades humanas. Tener en cuenta los servicios ecosistémicos en el diseño de políticas puede ahorrar costos futuros a las municipalidades, al igual que puede impulsar las economías locales, mejorar la calidad de vida y garantizar medios de subsistencia. Este tipo de enfoque también ayuda a afrontar la pobreza ya que revela la distribución de recursos y servicios esenciales y escasos.


La inversión en un ambiente sano es considerada en muchas ocasiones como un lujo en vez de un seguro de vida. ¿Pero por qué es así? En muchos casos, porque los servicios ecosistémicos son poco visibles y en otros porque se asume equivocadamente su disponibilidad continua. A menudo, en nuestras economías los servicios ecosistémicos, se percibe como gratuito. Otras necesidades y objetivos pueden parecer mas urgentes y deseables. Pero muchas decisiones son tomadas sin conocimiento de sus impactos ambientales. El uso desmedido de recursos limitados conlleva a la pérdida de nuestro capital natural – y los ecosistemas tienen puntos de inflexión. Cuando estos puntos se alcanzan, la restauración y la búsqueda de alternativas requiere una cantidad significativa de tiempo, dinero y esfuerzo.


Aunque muchas de las presiones trascienden el ámbito local, los diseñadores de políticas locales tienen que enfrentarse con las consecuencias. Los análisis económicos indican que el mantenimiento de ecosistemas sanos, es con frecuencia la opción menos costosa – por consiguiente TEEB sugiere un cambio de enfoque. Necesitamos descubrir, considerar y trabajar con la gama de beneficios provenientes la naturaleza. A través de la valoración de los servicios ecosistémicos podemos obtener un cuadro completo que nos permite definir los costos y beneficios de las diferentes opciones de política, resaltando las mejores estrategias locales para el mejoramiento de la sostenibilidad económica y el bienestar humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *